Coeficiente de adversidad

Coeficiente de adversidad

Este concepto fue propuesto en 1990 por Paul Stolz. Dicho autor ha sido considerado como uno de los cien pensadores más influyentes y hoy día prepara a gente para asumir el liderazgo en empresas u otras organizaciones en el Harvard Business School. No se preocupen. No tienen que matricularse en esa prestigiosa institución para aprender esa cosa del coeficiente de adversidad. Nuestros padres y  educadores desde siempre, desde mucho antes de que apareciese en la psicología este concepto, incluso antes de la psicología misma,  ya procuraban que lo entendiéramos y seguramente ustedes en su entorno también, a su manera, lo habrán hecho.  A su modo, nos decían lo mismo que este autor con su pomposo término: "Las cosas cuestan." Cuando leemos maravillados una novela o vemos a una gimnasta hacer piruetas imposibles en el aire, o una nadadora deslizarse sobre el agua, o cualquier otra persona haciendo con maestría cualquier actividad, quedamos deslumbrados por la aparente sencillez de sus maravillosas creaciones. Es bueno no quedarse ahí y explicarle a nuestros hijos, a nuestros alumnos, a nosotros mismos, que eso es el fruto de muchísimas horas, días y años de entrenamientos y  práctica continua que el escritor, el deportista o  quien sea, ha hecho hasta adquirir la destreza de la maestría y que lejos de desanimarse cuando empezaron, o cuando estaban cansados, o cuando las cosas no le salían bien por ser difíciles siguieron perseverando, con paciencia, (una de las virtudes de los filósofos antiguos, hoy día completamente tergiversada, entendida originariamente como capacidad de mantener el esfuerzo para la consecución de un proyecto y no como se la quiere hacer ver hoy día como una actitud resignada y casi indolente a los avatares de la vida)

En formulaciones mucho más académicas, si se quiere, Paul Stolz definió su coeficiente de adversidad como "La capacidad de aprender de cada revés y responder de manera más efectiva a retos y oportunidades futuras"
Por lo visto, el coeficiente de adversidad predice el éxito personal mejor que si se considera solamente el coeficiente intelectual (C.I.)
Si quieren un pequeño "kit" casero para saber cómo están de coeficiente de adversidad ahí va este pequeño cuestionario. Respondan con un sí o un no.
1. ¿Al finalizar su jornada diaria de trabajo se siente con energías?
2. ¿Me crezco ante la mayoría de las dificultades y desafíos que se presentan en mi vida diaria y laboral  y no suelo desorientarme ante ellos?
3. ¿La mayoría de las personas que me conocen me consideran optimista o mentalmente flexible y lleno de energía?
4. Cuando se me presenta una adversidad, ¿mantengo la cabeza fría y me dispongo a  buscar la solución?
5. ¿Trato de aprender, crecer y mejorar continuamente?
Interpretación de los resultados:
4-5  respuestas sí: Gestionas la adversidad mucho mejor de los que te rodean en tu entorno. No toleras demasiado bien a la gente con baja capacidad de adversidad.
2-3  repuestas sí: te bandeas bien con niveles moderados de adversidad pero quizás te estreses demasiado cuando las adversidades se acumulan.
0-1 respuestas sí: tu estado de ánimo se resiente con facilidad frente a la adversidad.
Este coeficiente de adversidad, como capacidad se puede trabajar y educar y creo que es, aunque no lo hayamos llamado así antes, una de las cuestiones fundamentales en la educación de nuestros hijos.
Paul Stoltz dice que el ser humano nace con una tendencia innata para crecer y ascender, como si  la vida  fuera un continuo subir por la ladera de la montaña. Igual que Sísifo y que el coeficiente de adversidad  es ni más ni menos el nivel de adversidad que uno está condicionado a soportar en ese ascenso por la montaña para conseguir sus metas. Utilizando su terminología clasifica en función de este CA tres grupos de personas:
Doctor Paul Stolz. Creador de la teoría del coeficiente de adversidad (C.A) para medir la inteligencia además del famoso coeficiente intelectual (C.I.) y del C.E. coeficiente emocional propuesto por Daniel Goleman. Este C.A está un tanto cuestionado como predictor de éxito.

1. "Los desertores." Gente que abandonan el ascenso y se rinden cuando empiezan a acumularse un poco las dificultades.
2. "Los conformistas." Personas que suben la montaña y cuando encuentran un lugar más o menos adecuado, acampan allí. Tienden a ver el cambio como un problema, más que una oportunidad de continuar para alcanzar el éxito total. Buscan un punto intermedio acomodaticio entre sus aspiraciones y el trabajo frente a la adversidad.
3. "Los escaladores". Personas comprometidas con alcanzar el éxito y sus metas y en cada adversidad y dificultad  ven una oportunidad para superarse. Entienden que el éxito no es un punto en la distancia, sino una travesía, un proceso para alcanzar sus objetivos. Pueden caerse por el camino, pero continúan. Se levantan y siguen. Suelen ser optimistas por naturaleza.
Este concepto de coeficiente frente a la adversidad está muy correlacionado con el de resiliencia, pero de ese hablaremos en otra entrada.
Espero que les haya resultado interesante, por favor hagan, si les parece, comentarios así yo también me enriqueceré con sus reflexiones.
Buen verano.

Comentarios

  1. Este concepto de coeficiente de adversidad creo que está directamente vinculado con la capacidad de esfuerzo y perseverancia del individuo. Capacidades que tienen un alto componente educacional, ya que estas capacidades vienen determinadas por el contexto social y cultural en el que crecemos y nos desarrollamos.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, está muy correlacionado con la capacidad de esfuerzo y perseverancia y también con la capacidad de aplazar la recompensa (es un clásico ya el experimento de Walter Mischel de demora de la gratificación, estudiando el comportamiento de unos niños frente a unas golosinas) van de la mano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares