MUJER EN PUNTO CERO


Mujer en punto cero

Con este libro  (que dio inicio a un pequeño ciclo  sobre mujeres y  feminismo en el club de lectura de la librería El agente secreto de Úbeda y que alguien, muy amable, me prestó) se narra la historia real de una mujer, de nombre figurado Fardaus, ajusticiada  en  una cárcel de Egipto, en El Cairo, por matar a un proxeneta. Fardaus poco antes de morir cuenta su vida a la escritora, una médico que trabaja  con  mujeres encarceladas y que tiene la oportunidad de entrar en contacto con ella y conseguir, no sin esfuerzo, que Fardaus (o Firdaus) le cuente su vida. Fardadus, una mujer hecha así misma, de carácter e inteligencia clara, capaz de estudiar con brillantez hasta el bachillerato y que incluso recibió un premio por ser una de las mejores estudiantes, pero que no le bastó para poder    continuar los estudios. Algo que le encantaba. Firdaus nos narra un relato estremecedor donde por el mero hecho de ser mujer sufre tratos abusivos y degradantes desde la más tierna infancia en la aldea donde vivía hasta en El Cairo como prostituta. Cuando vivía en la aldea la comida que hubiera era primero para el padre y después las sobras para el resto. Si alguno de los hijos que morían (que no eran pocos) era  varón el padre lo primero que hacía al llegar a casa era dar una paliza a la madre, cenar y después fumar. Pero si quien moría era una hija, no se alteraba.  Después  viviendo con un marido mayor y feo,  mísero y cicatero, señalado por su tío como una gran oportunidad de salvación para ella, a través del matrimonio    tampoco mejoró hasta que decidió tomar el rumbo de su propia vida y fugarse, pero con cuantos hombres se topó después era como chocar contra un muro de incomprensión y explotación. Todo ello en el seno de una sociedad hipócrita y cruel. Fardaus afirma para escarnio de la sociedad que:
"Todos los hombres que he conocido sólo me han inspirado un deseo: el de alzar la mano  y dejarla caer con fuerza sobre su rostro", dice Fardaus, que forzada a ejercer la prostitución comprende que sólo las únicas personas libres son aquellas que no quieren nada, no temen nada y no esperan nada. Y aunque tuvo la oportunidad de eludir la muerte por condena perpetua la rechazó prefiriendo la muerte a vivir como una esclava.
El único auxilio que recibió fue en su tierna infancia  por  parte de su madre:
"...Sin nada a lo que agarrarme salvo ese par de ojos. Dos ojos a los cuales me aferraba con todas mis fuerzas. Dos ojos que parecían ser lo único que me sostenía. Todavía ahora no sé si eran grandes o rasgados, ni puedo recordar si estaban rodeados de pestañas o no. Solo recuerdo dos aros intensamente blancos en torno a dos círculos de un negro intenso. Cada vez que los miraba fijamente el blanco se volvía aún más blanco y el negro todavía más negro, como si la luz del sol se derramara sobre ellos desde un foco mágico que no estaba en la tierra ni en el cielo, pues la tierra era oscura como una cueva y el cielo estaba negro como la noche, sin sol ni luna." Una referencia repetida muchas veces a lo largo del libro y que ha inspirado su portada.




Este libro fue publicado por primera vez en 1975 y  reeditado en 2017 hace poco por el sello editorial  Capitan Swing. Y aunque han transcurrido más de 45 años entre una y otra edición y en su día fue este libro un aldabonazo para despertar la conciencia social del machismo más degradante y empezar un movimiento feminista de lucha por los  derechos de la mujer, ahora precisamente que se acerca la celebración del 8 de marzo, día de la mujer,  mucho nos tememos que poco o nada ha cambiado para la mujer   en aquella parte del mundo donde vivió y murió la protagonista del libro y donde sigue siendo noche para ellas  y aunque en  nuestro pedazo de mundo occidental todavía hay mucho por hacer, como así lo demuestran la terrible cifra de asesinatos por violencia de género, me gustaría pesar que a pesar de esa desgracia  nada que ver el machismo de estos lares con el que se cuece por otros lados.
Mujer en punto en cero es  un  libro muy duro porque lo que se cuenta es un espejo claro y nítido de cómo pueden (y de hecho hacen) funcionar las sociedades sin que las voces que claman contra ello se dejen escuchar.
Donde los verdugos ni siquiera saben que están masacrando a sus víctimas y donde ellas doblegadas por el peso de la cultura y la tradición lo asumen hasta que mujeres como Fardaus se rebelan y muestran que otro camino aparte de posible es absolutamente necesario. En definitiva, un libro donde se pone de manifiesto como en determinadas zonas del mundo  por el mero hecho de ser mujer su vida debe supeditarse absolutamente a la del hombre, con violencia estructural y directa en cantidades industriales para que nada se salga del guión establecido.

FICHA TÉCNICA
TÍTULO: MUJER EN PUNTO CERO
AUTORA: NAWAL EL SAASAWI
TRADUCCIÓN: MIREIA BOFILL ABELLÓ
EDITORIAL: CAPITÁN SWING
AÑO DE PUBLICACIÓN: 217
ISBN: 978-84-946453-2-7
GÉNERO: NARRATIVA
PÁGINAS:126

SOBRE LA ESCRITORA

NAWAL EL SAADAWI.
Nacida en Egipto. Se licenció en Medicina en 1955 y llegó a trabajar en cargos importantes del Ministerio de Salud de aquel país hasta que fue despedida por su compromiso en la lucha por las mujeres. Después trabajó como asesora para la ONU. En 1981 el gobierno Egipcio la encarceló por su oposición a los acuerdos de paz de Camp-David entre Egipto e Israel y diez años después recibió amenazas de muerte por los islamistas. Exiliada en EEUU fue profesora en la Universidad de Washington hasta su regreso en 1996 a Egipto donde sigue comprometida en la defensa de los derechos de la mujer.

Comentarios

  1. Es desgarradora la historia de "Fardaus" y de tantas mujeres en situaciones similares que hay por el mundo. Me remueve las tripas tanta injusticia y tanta inoperancia de quienes tienen el poder y los medios para intentar remediarlo. Me gustaría que el próximo 8 de marzo, se invitase a los hombres también a la huelga, en todo el mundo, para manifestar todas y todos juntos nuestra indignación por que aún hoy, por desgracias, hay muchas Fardaus por el mundo sufriendo la injusticia de sus países de origen y la indolencia y el olvido de los que se supone somos sociedades avanzadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares