Reseña bibliográfica: La cena de Herman Koch


Reseña bibliográfica:  La cena

El libro del que les hoy les hablo conecta muy rápido con el lector. Engancha desde la primera página hasta el final. En su inicio aparece una cita de un diálogo de una película de Quentin Tarantino, uno de mis directores de cine favoritos, esto, aunque simbólico, me predispuso más favorablemente aún para su lectura. La novela está ambientada en un restaurante de lujo (todo lo contrario a los tugurios y tabernáculos de muchas de las novelas de Eduardo Mendoza) y el hilo argumental es : qué deben de hacer los padres ante el conocimiento de que sus hijos han cometido acciones delictivas violentas muy graves  e injustificables ¿Colaborar con la justicia y que paguen sus cuentas para así ayudarles a partir de cero  o  bien defenderlos a toda costa sin que rindan cuentas ante la sociedad? De manera paralela, otro debate  es: ¿se quieren más entre sí los hermanos de sangre que aquellos en los que uno es adoptado? En el libro, se plantea las dos alternativas a la primera cuestión mientras que para la segunda, el autor deja claramente su opinión y, bien mirado, a la primera cuestión también hace que el lector se decante por una de ellas.
 

Es una novela ácida que critica a una acomodada clase social, que despega los pies de la realidad mundana. En un restaurante de lujo se dan cita dos parejas. Dos hermanos, Serge y Paul Lohman acuden con sus esposas.  El primero serio aspirante a primer ministro holandés    y el segundo un profesor de baja quien es quien cuenta la historia. Una técnica que causa gran efecto en el lector.  Hablan  durante la cena de cosas banales, en dónde el autor aprovecha para criticar a una acomodada clase social y esos restaurantes de superlujo de platos grandes y vacíos de nombres grandilocuentes (como los que han proliferado en la España corrupta de antes de la crisis, al albur de las tarjetas de crédito que pagábamos todos o con la contratas y otros negocios a cuenta de papá Estado). Al final de la velada la conversación entre los dos matrimonios se centra en el motivo que les ha reunido allí: hablar de sus hijos y de  cómo salir del atolladero en el que se encuentran. Serge apuesta por una solución (no se sabe si en interés propio o en el de su hijo) y Paul en otra completamente diferente.

La historia es lineal y transcurre durante una cena con pequeños saltos en el tiempo del narrador, Paul Lohman. Con estos saltos hacia atrás en el tiempo, el autor va poniendo en antecedentes al lector de todo lo que ocurre.

 Llama la atención  qué, a diferencia de otras novelas dónde las historias se suceden y alternan en ciudades muy alejadas, ésta transcurre prácticamente en el interior de un restaurante y en la calle donde se encuentra éste y un bar en la otra esquina de gente corriente. Que el escenario gira en torno a este restaurante se deja notar por que las seis partes en las que está estructurado el libro se llaman: aperitivo, entrantes, segundo, postres, digestivo y propina.

Durante esta velada se rebelarán secretos que afectan a esas cuatro personas y cada uno reaccionará de manera particular pero siempre sin poder esconderse en la manta de la inocencia.

Otro aspecto que llama poderosamente la atención es cuando Paul  describe, con total normalidad cómo él se comportaba en determinados momentos de su vida ante ciertas situaciones, dando a entender que, en apariencia era todo correcto para después, a través de la acción de otros personajes como su propio hermano y su cuñada o el director del centro o el vendedor de una tienda darse cuenta el lector cuenta de la enorme diferencia entre lo que percibía él como normal y lo que en realidad era.  Otra cuestión que aparece recurrentemente en la novela era el asunto de  "la felicidad en la familia" que  para  el pensar de Paul Lohman es que  todas las familias que  lo son, son  cada una a su manera, en cambio las que son desdichadas lo son todas de una forma similar. Y no sé bien por qué dice esto, también se podría argumentar  al contrario: que todas las familias desdichadas los son de una única  manera y en cambio las que son felices cada una lo es a la suya propia. Esto habría que preguntárselo al autor.

FICHA TÉCNICA:

TÍTULO: LA CENA

AUTOR: HERMAN KOCH

GÉNERO: NARRATIVA

PÁGINAS: 284.

PRECIO: DE LA EDICIÓN DE BOLSILLO: 8€.

EDITORIAL:  EDICIONES SALAMANDRA

TRADUCCIÓN DEL HOLANDÉS: MARTA ARGUILÉ BERNAL

ISBEN: 978-84-9838-426-0

DEPÓSITO LEGAL: NA-43-2012

PRIMERA EDICIÓN, ENERO DE 2012

 

SOBRE EL AUTOR:
 

Nació en Holanda en 1953.

Es un autor de gran prestigio en los Países Bajos, donde es un colaborador habitual en periódicos y televisión.
Tras varias antologías de relatos y cinco novelas, Koch logró un gran éxito de ventas con La cena, que ha vendido 340 000 ejemplares y ha sido traducido a más de diez idiomas.

 Ampliamente conocido por sus libros, sus columnas periodísticas y su trabajo de actor en televisión, Koch debutó en 1985 con la colección de relatos De voorbijganger. El salto a la fama llegó con La cena (Salamandra, 2010), sorpresa editorial del año 2009 en Holanda, escogido Libro del Año y galardonado con el Premio del Público. Casa de verano con piscina ha sido recibida con el mismo entusiasmo por el público y la crítica, que ha destacado la honestidad y el coraje con que Koch aborda temas de compleja ambigüedad, convirtiéndolo en uno de los autores europeos más provocadores y estimulantes del momento.

Comentarios

  1. No conocía este autor ni su obra y ,por lo que dices,me parece interesante. A partir de ahora pasará a engrosar mi "libros en lista de espera" pues no me da tiempo a leer todo lo que me gustaría. Veo interesantes los temas que se proponen y muy de actualidad. Darían para hablar y discutir mucho sobre ellos pero no creo que hubiera dos opiniones coincidentes.
    Gracias por tus comentarios de libros que abren nuestras expectativas lectoras.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los libros en los que se expone la gran hipocresía moral en la que vivimos. Es bueno y saludable que haya alguien que haga este tipo de denuncia social. Todo vale si tienes armas y contactos suficientes como para salir impune. Llama mucho la atención que en pro de un pretendido amor paterno se quiera encubrir un delito, cuando lo que definitivamente sería producente para una persona que se está formando es que aprenda que cada cosa que hace tiene una consecuencia. Muy buena propuesta para leer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares