Una consideración final sobre los Vicios Capitales y una propuesta literaria

Consideración final sobre los pecados capitales
y  propuesta literaria

Después de haber dado un pequeño repaso a los siete grandes pecados capitales les planteo una consideración para ver su parecer y así fundamentar yo el mío propio:
La    pereza, gula,  ira, soberbia,  lujuria, avaricia, envidia son un resumen de lo que pueden ser considerados buenos o malos actos pero me pregunto: ¿A qué debemos llamar   "bueno" o "malo"? ¿A las acciones o a las personas?

Caricaturas pecaminosas...
La actualidad está salpicada de noticias de prebostes muy importantes que se ven salpicados por escándalos por conductas en su vida privada y deben rendir cuentas por ello en la vida pública y dimitir. Por ejemplo, el francés Dominique Strauss-Kahn o el máximo responsable del pentágono Petraeus y así un largo etcétera. En el caso del general Petraeus se comprobó que su labor en ese organismo fue formidable pero se le  descubrió una relación extramatrimonial. Se pensó que su amante hubiera podido tener acceso a información reservada pero no fue el caso. A pesar de eso, tuvo que dimitir de su cargo. Dijeron que su comportamiento era incompatible con el cargo.
Los siete pecados capitales en inglés.

Este parecer a buen seguro casaría    perfectamente con la filosofía clásica griega y la escolástica medieval porque tampoco lo hubieran aceptado. Si una persona es débil en una cosa  pero no en otra no cuenta, el problema es que es una personalidad con un punto de ruptura en su control. Es decir, incontrolada.
Pero también es cierto que desde la psicología y la modularidad puede trocearse a la personalidad en varios paquetes independientes unos de otros y por ejemplo una persona podría ser intemperante en el sexo o en soberbia, o en la ira  pero no en el desempeño de su labor pública al frente de una organización. ¿Podría seguir esa persona dirigiendo una alta institución a pesar de tener alguna intemperancia? Lanzo una provocación:  las intemperancias sexuales son fuertemente condenadas en casi todas las sociedades pero aplicando el mismo principio y forzando mucho la cosa (lo reconozco)  una persona marcadamente obesa (por un apetito incontrolado) también sería intemperante y teóricamente debería dimitir porque también, aunque en otra parcela demuestra una personalidad incontrolada. Los vicios no son buenos ni malos hasta que se hacen. Aristóteles decía que la ética trata de formar el carácter mediante los buenos hábitos y estos se consiguen mediante los actos correspondientes.
Moralmente hay dos niveles para enjuiciar los actos. Un primer nivel  que sería el jurídico: cumplir la ley es  lo importante. Y un segundo nivel más profundo y perfecto en que se hacen las cosas con naturalidad sin tener que ser un atleta de la virtud. Lo dijo muy sabiamente San Juan de la Cruz  <<Para el justo no hay ley>>. No hay ley porque no la necesita. Le guía su ley interior. Algo parecido decía Aristóteles <<bueno es lo que el hombre bueno considera como tal>>.
Bien y ahora como broche final una propuesta/reto literario. Se trata de que elaboren un texto (de no más de 200 palabras) con el tema de alguno de los pecados capitales y opten al concurso convocado por la editorial DEFOTO. Las bases del concurso están más abajo pero antes  y para refrescarles la memoria y darle ideas les pongo los enlaces a cada uno de los pecados capitales tratados en el blog:

(La lujuria)


I CONCURSO DE RELATOS CORTOS CONVOCADO POR LA EDITORIAL DEFOTO

En El Puig, a 10 de octubre de 2012, se convoca el primer concurso de relatos cortos.

BASES
1. Podrá participar en este concurso cualquier persona residente en España que lo desee, siendo la inscripción gratuita.

2. Los pecados capitales son el tema del concurso. Cada autor deberá escoger uno de los siete, como argumento de su relato.

3. Formato: la obra tendrá una extensión máxima de 200 palabras. Para su redacción, deberá utilizarse Word. El formato será de A4, con un margen de 3 cm a cada lado. Deberá estar escrita en castellano y en letra times new roman, tamaño 12.

4. Únicamente será admitido un relato por persona.

5. La presentación de los trabajos se hará a través de correo electrónico a la dirección libramentvm@gmail.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
-->

En el asunto deberá indicarse: I CONCURSO DE MICRORRELATOS: PECADOS CAPITALES.

Al mensaje se adjuntará un único archivo de Word cuyo contenido será el microrrelato y los datos personales del autor (nombre y apellidos, DNI, dirección completa, teléfono y dirección de correo electrónico)

Se excluirá cualquier trabajo premiado o publicado en otro concurso o certamen.

6.- Plazo de presentación: el plazo de presentación de los trabajos finalizará el 31 de marzo de 2013 a las 24:00 horas.

La editorial declina toda responsabilidad sobre pérdidas o deterioro que pudieran sufrirse durante el traslado de los trabajos.

7.- El jurado estará compuesto por miembros de la directiva de Defoto. Las personas premiadas serán avisadas telefónicamente o a través de correo electrónico, previamente al anuncio que será publicado en el blog libramentvm.blogspot.com.es a partir del 15 de junio de 2013.

8.- El fallo del jurado será inapelable.

9.- Premios: los microrrelatos seleccionados serán publicados en un libro. El relato ganador recibirá 10 ejemplares de dicho libro, además de una mención honorífica por parte de Defoto. El libro será objeto de las oportunas presentaciones, destinándose los beneficios obtenidos a la ayuda de niños con discapacidad y al fomento de escritores noveles. Se considerará la concesión de accésits que serán premiados con diploma acreditativo.


Anímense y pongan a prueba su creatividad. Les adelanto que yo ya he enviado uno.
Un saludo y hasta la próxima entrada.

Comentarios

  1. Muy interesantes tus consideraciones sobre a qué debemos llamar bueno o malo. Voy a pensar en ello. Me recuerda este tema algo que se oye mucho en los medios como que un accidente se ha producido por culpa de la lluvia, que un barrio se ha quedado sin luz por culpa del viento o que lo que nos pasa es por culpa del euro. Pues no. Será a causa de pero nunca un elemento de la naturaleza, ni una moneda pueden ser culpables de nada pues no son seres capaces de reconocer el bien y el mal. Me temo que algo parecido,no igual desde luego ,va a ocurrir con tu planteamiento.
    En cuanto al concurso de microrrelatos veré si consigo que mi musa llegue a tiempo,pues generalmente viaja en tortuga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi relato está dedicado a la soberbia por ser el considerado el más grave aunque ya sabemos por qué. Lo pondré aquí, mas que por que sea bueno porque es muy corto. Muy buena tu precision entre causa y culpa.

      Eliminar
    2. Mi relato está dedicado a la soberbia por ser el considerado el más grave aunque ya sabemos por qué. Lo pondré aquí, mas que por que sea bueno porque es muy corto. Muy buena tu precision entre causa y culpa.

      Eliminar
  2. Es que soy de Lengua.
    Desde ayer estoy pensando en el asunto o los asuntos, que planteas y he llegado a estas conclusiones.
    En cuanto al primer punto respecto a si una persona que es débil en algún aspecto hemos de considerar que ya lo será en todos. Yo creo que no. Los seres humanos somos más completos y complejos que todo eso. Por ejemplo ¿qué tiene que ver que un señor, o señora, tenga una relación extramatrimonial con que pueda ser un buen político, economista, profesor...? Nos gustará o no su actitud dependiendo de nuestra “moral” particular, que por desgracia en muchos casos está contaminada por la hipocresía.
    Otro ejemplo: veo exagerado que una persona por haber copiado en su día una tesis doctoral o haberse valido de un “negro “para hacerla tenga que dimitir de un cargo político. Habrá que vigilar a ver si esa ocultación se debió a una tendencia a mentir, por ejemplo, y después ya habría que actuar en consecuencia, pero si no…
    “Los vicios no son buenos ni malos…”dices. Por supuesto. Creo que ni las cosas ni las acciones, incluídos los vicios, son buenos o malos per se. Depende del uso que hagamos de ellas o de cómo, en qué circunstancias o con qué intención actuemos.
    Por último: “para el justo no hay ley”. Evidentemente, no la necesita. Y no haría falta estar dictando leyes para todo si los humanos fuéramos capaces de obrar, simplemente, con sentido común. Ni leyes de tráfico, ni antitabaco, ni anti nada.
    Mil ejemplos se me ocurren para todos los puntos, pero sería el cuento de nunca acabar.

    ResponderEliminar
  3. Hay estudios psicológicos que demuestran que muchas veces los humanos cuanto más estrictos dicen ser en las normas a exigir y cumplir más manga ancha hacen de su comportamiento. Es decir, la sociedad suele funcionar de manera muy hipócrita condenando públicamente con mucha dureza, a veces, determinados comportamientos. Da la sensación de que no se castiga tantos los hechos como el "te han cogido con el carrito de los helados"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares