"Déjame que te cuente". Libro de Jorge Bucay

"Déjame que te cuente..." y  "El leñador tenaz"
Hoy voy a presentarles un libro que puede clasificarse dentro del "género" de autoayuda. La obra cumbre de este género en mi opinión ha sido el libro que llevaba por título "La inteligencia emocional" de Daniel Goleman. El libro que les presento hoy lleva por título "Déjame que te cuente..." cuyo autor es Jorge Bucay un argentino psicoterapeuta, autor de varios libros de este tipo.
En "Déjame que te cuente..." el autor recrea las sesiones que mantiene con Demian, un joven paciente, al que intenta asesorar y orientar en sus muchas dudas existenciales. En cada sesión, el autor propone como terapia un pequeño cuento o fábula que siempre encabeza con la misma frase que  es la que da nombre el libro.

Ficha técnica:
DEJAME QUE TE CUENTE: LOS CUENTOS QUE ME ENSEÑARON A VIVIR
Autor: JORGE BUCAY
EDITORIAL: RBA LIBROS
Nº páginas: 240 pags
ISBN: 9788478713769
Nº Edición:1ª
Año de edición:2005
Plaza edición: BARCELONA .
Precio: 9 euros.

En mi opinión el libro no está mal. Yo de cero a diez le daría un seis, pero esto es una valoración muy personal como siempre que puede variar mucho de un lector a otro.   En este libro, el autor nos presenta 51 cuentos o fábulas para que el lector el extraiga su moraleja personal. He de reconocer que algunos de estos cuentos son muy buenos. Algunos de ellos circulan mucho por internet. Algunos otros no tan buenos para mi parecer.
Algunas de las ideas que propone Bucay me parecen totalmente descabelladas, como por ejemplo su idea sobre el esfuerzo, otras me ofrecen interesantes puntos de vista, como por ejemplo, cuando habla sobre la mentira y propone que no nos debe importar que la gente mienta, que en cualquier caso el problema es suyo y que deberíamos esforzarnos por establecer en nuestras relaciones las condiciones necesarias para no tener que mentir, sin que nos importe mucho el aprecio de quien nos rodea. Que la gente nos aprecie y quiera como realmente somos y como realmente hacemos.  Y en otras ideas suyas coincido plenamente.
Jorge Bucay

Paso a relatarles uno de los cuentos que más me han gustado de este libro: "El leñador tenaz" léanlo y piensen en qué facetas de su vida les ha ocurrido lo que al leñador del cuento. Por favor hagan al final sus comentarios. Muchas gracias.
El leñador tenaz.
Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel. El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque.
El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar. En un solo día cortó 18 árboles.
-Te felicito-le dijo el capataz-.Sigue así.
Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.
A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque.
A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de 15 árboles. <<Debo estar cansado>>, pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol .
Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron 7, luego 5, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.
Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.
El capataz le preguntó:
-¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?
-¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles.

Saquen sus propias conclusiones. Coincido plenamente con el autor: Descansar, cambiar de ocupación, hacer otras cosas, es muchas veces una manera de afilar nuestras "hachas". Seguir haciendo algo a la fuerza, puede ser un esfuerzo baldío de sustituir con voluntad nuestra incapacidad temporal.
Tengo otro libro esperando de Jorge Bucay "El camino de la espiritualidad" si alguien tiene interés en leer este o el que he comentado, que me lo pida que con gusto se lo prestaré.

Comentarios

  1. Al hilo de este cuento, se me ocurre que a veces cuando uno está embarrancado en sus propios problemas, su propia subjetividad le impide ver con claridad la solución para avanzar, entonces es muy eficaz que alguien le aporte una óptica diferente de las cosas. A veces las propuestas son muy certeras. Con ello quiero decir que siempre es bueno tomar en consideración los consejos de los demás, pueden ayudarnos a arreglar algo que va mal en nuestra vida.

    ResponderEliminar
  2. Otra interesante punto de vista, del cuento del leñador esforazdo. Una manera de afilar nuestras hachas, es escuchar otros puntos de vista. Muy bien. Juanma.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares