Mi parábola sobre la economía

SIC TRANSIT GLORIA MUNDI
Lo bueno ha pasado y ahora prepárate que te van a j... (traducción libre)
Sobre la economía, otros cadáveres y forenses.
Fíjense en la obra “Lección de anatomía”, del genial Rembrandt. El doctor Nicolaes Tulp enseña a sus alumnos las distintas partes del cuerpo de un cadáver. Los alumnos con caras muy circunspectas  siguen  atentamente la disertación práctica del profesor, que les muestra músculos, vasos sanguíneos, y demás elementos de la anatomía humana.


Y ahora comparémosla con esta otra:

Ministros de economía europeos reunidos en torno a  otro presunto cadáver. Nuestra Europa. Los ministros a diferencia de los alumnos del doctor Tulp, aparecen relajados. No saben bien que hacer, ni como apareció la terrible enfermedad llamada crisis y recesión, pero se muestran sonrientes. Sólo saben que es una enfermedad muy contagiosa, y  que de seguir este ritmo de propagación, se va a convertir en una pandemia en la que muchas familias van a caer. Pero a pesar de eso, mírenlos. Es de admirar su entereza y aplomo.  Ahí los tenemos, detallando las crisis monetarias, las quiebras bancarias, los colapsos financieros y ultimando los rescates a los países devorados por la terrible enfermedad. Después de esa reunión, ellos tan sonrientes y tan afables, representantes de una finísima y culta vieja Europa, levantaran las manos y con un chasquido llamaran al forense, para certificar la defunción de Europa. El problema es que esa defunción nos llevará por delante a todos nosotros. Por el contrario, a los certificadores de la defunción,  incluyendo a los  discípulos de la parodia del lienzo de Rembrandt, a los que deberían de proponer medias y haber evitados desmanes pasados y venideros, no tanto.
Demos una a vuelta al otro lado del Atlántico. Vayamos a Estados Unidos. Todavía la primera potencia del mundo, con permiso de los créditos chinos. Recordemos que EEUU es el principal deudor de China y  que ésta  ha dicho claramente que no tiene mucho sentido que con su esfuerzo y trabajo (el de los chinos) se financie la supremacía político militar de EEUU y el elevado nivel de vida de sus más de 250 millones de habitantes norteamericanos, muy por encima de sus posibilidades reales. Incluso dentro del propio Estados Unidos han surgido voces alertando del gran endeudamiento de sus conciudadanos  coincidiendo en   la apreciación  con lo dicho, aunque más crudamente, por los mandamases chinos  como “adicción al crédito de los americanos”.
 La actual situación económica la  resumo de la siguiente manera:
Hemos estado (En los países desarrollados)  viviendo  grandes etapas de crecimiento con tasas anuales superiores al 3%, creando  en general mucho empleo, que  a su vez incrementaba el consumo y esto a su vez, en un círculo vicioso, estimulaba más a la economía. Dentro de este panorama, la confianza de los mercados internacionales era muy grande. Los países podían endeudarse sin problemas. Todo marchaba bien. La economía funcionaba. La gente trabajaba y podía endeudarse y los países también. Empleo, confianza y financiación sin problemas. El mercado condecía préstamos a  países y a sus empresas y así el sistema funcionaba aumentando  la deuda, es decir, “la cebolla”. De repente, aparece una sensación de vértigo ante el tamaño de “la cebolla”. Los mercados internacionales, y las agencias de calificación (las tristemente famosas Standar&Poor`s, Moody´s  y Ficht, se marean.

 Ven la enorme cantidad de deuda que  deben los países  ( familias y  empresas) a los inversores  y piensan (como todo en la vida) que no hay nada seguro. Que el nivel de deuda es tan elevado que quizás no puedan pagarse tantos créditos y tantos bonos de deuda emitidos por los países. La deuda de los países alcanza porcentajes de sus PIB demasiado altos. Dan la voz de alarma. Aparece la desconfianza y se produce un cortocircuito en el funcionamiento económico mundial. En el 2006 aparecen en EEUU 1,2 millones de embargos hipotecarios. Son las hipotecas subprime (Hipotecas basura. Préstamos concedidos a gente sin recursos a mayor interés). Fannie Mae y Freddie Mac dos principales bancos hipotecarios estadounidenses caen. Son intervenidos por el gobierno americano. Los activos tóxicos, aderezándolos con otras hipotecas más fiables los han vendido en títulos por todo el mundo. La crisis se extiende.La señal definitiva apareció en septiembre de 2008 con la quiebra del cuarto barco de inversiones mundial americano Leman`s Brtohers. Ese fue el principio de la catástrofe.(Por cierto, las agencias de calificación le daban a esta empresa una valoración AA, días antes de quiebra, o sea, que no califican tan bien y no entiendo por qué merecen tanto respeto y miramiento).
Cuando quebró Leman´s Brothers por una deuda de 46000 millones de dólares en hipotecas basura, EEUU no lo nacionalizó y lo dejo caer. El castillo de naipes se derrumba. Ahora, en agosto de 2011, una de estas agencias, la Standar&Poor´s vuelve a desatar otro tsunami económico mundial por culpa de haber rebajado de la calificación de la deuda americana de AAA a AA, a pesar de reconocer errores en su informe de valoración. Y no contenta con eso ha mostrado duda en la francesa, segundo motor económico de la eurozona. Esto se ha traducido en  caídas grandes y generalizadas en todas las bolsas del mundo. Vuelve  el fantasma de una nueva recesión. No se presta tanto dinero y a más interés. Se destruye mucho empleo. EEUU está a una tasa de paro de casi el 10% algo impensable  hace unos años y disminuye el consumo y la demanda. La economía enlentece. La incertidumbre y la desconfianza en los mercados (los que ponen el dinero para comprar deuda) aumenta más si cabe. Las familias y las empresas no pueden hacer frente a  sus préstamos. Países como Grecia no pueden hacer frente a sus deudas. El sistema amenaza con el colapso. Grecia, Portugal e Irlanda son rescatados.
Ante este panorama, algunos expertos,  como Paul Krugman (Premio Nobel de Economía en 2008) sugieren que no se atienda tanto al déficit público de los Estados. Si el Estado recorta gatos, la economía se paralizará más y además sufrirán más esos recortes las clases sociales más desfavorecidas. (Si en las épocas de bonanza se han acentuado más las diferencias entre países ricos y clases altas y los países pobres y clases bajas, imaginen un escenario de  crisis). Los Estados deben moderar su déficit pero a largo plazo y dinamizar la economía, para que todo sigua funcionando como antes y pueda generarse empleo. Al generar empleo, las familias podrán consumir más, aumentar la demanda, hacer frente a los créditos y reactivar la economía.
Bien. Es como si  en una familia muy bien acomodada (Países ricos) gracias al excelente salario de uno de los cónyuges (Gastar muy por encima de los ingresos reales), de repente uno de los cónyuges llega sorpresivamente a casa y descubre a su pareja con otra persona en la cama. (Los mercados internacionales y las agencias de calificación dan su voz de alarma ante la dudas de la posibilidad de que los países hagan frente con solvencia a sus deudas). En esta situación, la mujer o el hombre corneado, cae presa de la desesperación. Entre en crisis. Comienza a chillar, y a tirarse de los pelos. Ante los gritos, acuden algunos vecinos, a intentar consolar a la mujer u hombre corneado.  Viendo la gravedad de los hechos, aparecen los consejos. Algunos vecinos sugieren que puesto que tiene un nivel de vida muy bueno. Viven en un barrio residencial. Tienen coche de alta gama. Segunda residencia y un nivel de vida muy alto, que para que romper con todo aquello, que mire hacia otra parte y que haga como si no pasa nada. Tan sólo una amonestación al cónyuge. Algo así es lo que viene a sugerir Paul Krugman.
Otros vecinos en cambio como nuestros amigos Merckel y Sarkozy, proponen una solución completamente opuesta. Montar en cólera y romper con todo. Aunque eso suponga el fin de esa pareja y de todo lo que la mantenía. Eso, le hará pobre pero mucho más feliz, porque no debe nada  a nadie. Es decir, reducir al máximo el déficit. Limitar hasta lo imposible el gasto del Estado, recortar todos los gastos posibles, etcétera.
Otros expertos como Ha-Joon Chang,  profesor de Economía de Cambridge, sugieren que  se creen agencias de calificación más fiables. Que los acreedores también asuman su parte de pérdida como en cualquier transacción económica. Cosa que hasta ahora no se ha planteado. Es decir, cuando se concede un préstamo y el deudor no puede hacer frente, pierde él, pero también el que concede el préstamo.  Por tanto, si los bancos y todos los que han emitido y comprado bonos tóxicos tienen que perder, que pierdan algo. En mi burda comparación algo así como que el cónyuge ultrajado hiciera reflexión y pensara que algo de culpa ha tenido en el hecho de que su pareja haya cometido ese pecado que ha descubierto.
Por cierto, una precisión más. En el caso de España, cuando “el mercado internacional y las agencias de calificación “descubran” y logren averiguar la deuda real de España (que nadie lo sabe todavía) debido a las “cebollas” que tienen los Ayuntamientos, Diputaciones y Comunidades autónomas, que mediante estratagemas legales, burlan los controles fiscales de su deuda, creando otros organismos  que se endeudan por ellos y que no computan, entonces es como si, en el ejemplo, dicta supra est, aquella mujer u hombre, tras subir las escaleras y abrir la puerta de su alcoba encontrara a su pareja con dos amantes en la cama o con sólo uno en la cama y el otro escondido debajo. Es decir, un follón de más de un par de cojones. Perdonen la vulgaridad.
Espero como siempre sus opiniones y sus comentarios.

Comentarios

  1. Juanma, lo has explicado perfectamentemente. Gracias por compartir de una manera tan clara tus conocimientos...

    ResponderEliminar
  2. Aquí prefiero consignar una frase del genial pensador Bertrand Russell, dedicada especialmente a estos politicastros de tres al cuarto que quieren convencernos de que poseen la receta mágica de la recuperación económica y a estos banqueros de medio pelo que se han enriquecido dando préstamos basura a todo hijo de vecino. Ahí va: "Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares