SÉNECA


ANTOLOGÍA DE SÉNECA

Este libro, editado en 1996 con el motivo de bimilenario del nacimiento de Séneca, es una antología que recoge lo mejor del pensamiento del filósofo Cordobés.
La antología está estructurada en tres bloques, prosa, verso y sentencias,  más una breve biografía del personaje.
La prosa  puede considerarse el grueso del libro. Está dedicada a su pensamiento  sobre algunas cuestiones teóricas como la razón, la enfermedad, la sabiduría, la amistad la vejez, etc.
La selección fue realizada por Miguel Rodríguez-Pantoja que ya en su prólogo nos indica la dificultad de escoger entre la obra de Séneca, pero que como en la vida, hay que elegir escogiendo unas cosas y desprendiéndose de otras procurando siempre que estas elecciones sean las mejores o las menos malas.
Empieza el libro con un repaso a la biografía de Séneca que nació en el año 4 antes de Cristo en una familia más que acomodada y que llegó a ser el preceptor de Nerón, quien le obligó a suicidarse cuando contaba con 69 años de edad. Un hecho que indica las limitaciones de la educación sobre las personas...
Séneca tuvo una vida apacible rodeado de lujo. Conocedor de la buena vida que supo más que apreciar y disfrutar,  por eso puede chocar un poco sus enseñanzas acerca del poco valor de la riqueza y de lo mucho que tiene el espíritu, pero en cualquier caso sus reflexiones son muy interesantes.
Acerca de la riqueza decía muchas cosas, pero una idea suya venía mas o menos a decir lo siguiente: Si templas los deseos aumentas tu riqueza. Es decir, el que se acomoda a lo que tiene es más rico que el que no se contenta y busca siempre más.
Con respecto a la enfermedad también decía cosas interesantes como que lo que asusta de la enfermedad es el dolor, el miedo a la muerte y la interrupción de los placeres. Con respecto al dolor, Séneca nos consuela diciendo que dolores hay de dos tipos, los muy fuertes pero que son breves, porque si no el cuerpo no los soportaría y los más duraderos pero más livianos. Con respecto a la muerte, sentencia de una manera breve y un tanto cómica: no te matará la enfermedad, morirás por que estás vivo y con respecto a la interrupción de los placeres según él tampoco hay que preocuparse por que conforme vamos satisfaciendo en menor medida los deseos estos va disminuyendo hasta llegar un punto en que no nos gustará  saciarlos cómo hacíamos al principio.

Algunas frases suyas:

"Lo que fue duro sufrir
es dulce recordar".

"Lo que la razón no puede,
cura el tiempo muchas veces".

"Ningún tiempo a los malvados
es corto para hacer daño".

"El que  más disfruta de las riquezas
es el que menos necesidad tiene de ellas."




Comentarios

  1. Buen libro para estas navidades, gracias por la recomendación. Me quedo con la frase:"Si templas los deseos, aumentas tu riqueza", muy aplicable a los tiempos que corren. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares