ECONOMÍA DE FICCIÓN: EL CUENTO DEL RUSO

CUANDO HACEMOS DE LA ECONOMÍA UNA FICCIÓN:

El cuento del ruso

Un ruso mafioso llega a un pueblo y entra en el único hotel del lugar. Quiere ver una habitación, le deja un billete de 100 euros al recepcionista y sube a verla.
El dueño del hotel coge el billete y sale corriendo a pagar su deuda con el carnicero. Este toma el billete y corre  a pagar su deuda con el criador de cerdos.
El criador de cerdos, a su vez, sale corriendo para pagar lo que le debe al molino proveedor de alimentos para animales. El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta del pueblo a la que hace tiempo que no le paga. Las cosas estaban tan mal que hasta ella ofrecía servicios a crédito. La prostituta sale con el billete en mano para el pequeño hotel donde había llevado a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete al dueño del hotel.
En este momento baja el ruso, que acaba de echar un largo vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, recoge el billete y se va. El pueblo se ha quedado sin deudas y mira al futuro con confianza. Último dato: el billete, además era falso.
Tomado de "La creatividad económica". De José Antonio Marina. Editorial Ariel 2013.




Que la economía ha perdido gran parte de su componente real para pasar a convertirse en algo de  ficción es algo de sobra conocido y sufrido. Piensen sino en la última crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria y en las hipotecas basura que empezaron en EEUU y se propagaron por los mercados financieros a otros muchos países. La economía del trueque era algo muy real, muy pegado a lo concreto y, también, es cierto permitía poco margen. Con la invención del dinero la cosa cambió y con la invención de la deuda más aún. Permitió una gran expansión y abrir nuevos horizontes.  La economía financiera funciona como la religión se basa en la fe y cuando la fe se pierde el sistema cae.  Es bueno cierta capacidad de deuda pero cuando la especulación de la economía financiera se basa en abstracciones de abstracciones sobre especulaciones previas se produce un marasmo que nadie entiende, ni siquiera los expertos. Qué es un mercado de futuros: la venta de algo que aún no se tiene, que se espera tener pero que puede que no y además alrededor de eso pueden hacerse nuevas especulaciones como opciones de compra y otras cosas. Todo se compra y todo se vende, hasta lo intangible.  Pero este sencillo cuento del ruso refleja a las mil maravillas los efectos sorprendentes que puede producir la economía.

Comentarios

Entradas populares