ARISTÓTELES Y UN ARMADILLO VAN A LA CAPITAL (LAS MENTIRAS DE LOS POLÍTICOS ANALIZADAS CON HUMOR)

ARISTÓTELES Y UN ARMADILLO  VAN A LA CAPITAL  (LAS MENTIRAS DE LOS POLÍTICOS ANALIZADAS CON HUMOR)
Este libro es un análisis de cómo los políticos retuercen la verdad hasta dejarla irreconocible en   los discursos  con los que gustan  regalarnos a nuestros sufridos oídos. (Ahora que en España llevamos más de tres meses de campaña electoral  y lo que nos queda resulta idónea esta lectura). El libro es un estudio pormenorizado pero divertido de las alocuciones de los políticos desde el punto vista de la lógica aristotélica. Ya saben, aquello que estudiábamos en el prehistórico COU de si p y solo p entonces q. No q entonces no p y cosas así.   De tal forma que del resultado de confrontar las peroratas políticas con las de las leyes de la lógica proposicional que tan bien reflejara hace dos mil quinientos años Aristóteles la mayoría de las veces queda claro que lo que dicen nuestros políticos no son más que puras sandeces.  Lo que ocurre es que desgraciadamente habituados como estamos al divorcio del binomio: verdad-declaración política escuchar a los políticos viene a ser como el que oye llover. Y ya sus chorradas ni siquiera nos hacer enarcar las cejas. Eso sí, consuela pensar que los políticos de aquí (España) no son muy diferentes de los de otros sitios porque los ejemplos del libro que están tomados fundamentalmente de EEUU (de donde son los autores) y alguno de Francia pueden ser perfectamente extrapolables a lo que aquí se escucha. He de reconocer que repasadas las leyes de la lógica aristotélicas el hablar sin decir la verdad y con la apariencia de cierta coherencia es más que difícil. Qué pena que los políticos dediquen más empeño en la retórica que en la búsqueda de la verdad. (Esto, o algo parecido ya lo decía Platón en alguno de sus diálogos sobre Sócrates, alertando contra los sofistas).  El libro (queda claro) se refiere a las falacias y mentiras  que emplean los políticos. Y  que no  solo las evitan sino que las utilizan como herramientas para hablar al público  o cuando hacen declaraciones. Después de leer el libro cada vez que escucho a un político y siento que logra emocionarme porque ha apelado a no sé qué cosa interior he de pensar: " ya me la ha colado". En esto nuestros políticos son muy habilidosos, son grandes oradores capaces de tergiversar la verdad o adornarla o de disimular y escurrir el bulto aunque cada vez es más frecuente que, ante la contundencia de los hechos  eludan directamente las preguntas incómodas.

Portada del libro


 Este libro me recordó a otro del escritor y periodista  Alex Grijelmo   en el que hablaba de cómo los políticos inventan eufemismos para maquillar la realidad como por ejemplo "crecimiento negativo" y cosas por el estilo.
Falacias como " eludir la cuestión" (o salirse por la tangente), argumentar desde el odio (Cuando se intentó justificar el ataque a Irak a raíz del 11 S), argumentar  desde la ignorancia (como cuando decían para justificar la invasión en Irak que la ausencia de prueba no es prueba de ausencia refiriéndose a las armas de destrucción masiva de Irak y a pesar de que los inspectores de la ONU repitieron hasta la saciedad que allí no había ese tipo de armas. Falacias de falso dilema (o estás con nosotros o contra nosotros),  analogías débiles (como cuando un político de EEUU intentaba defender el uso de un agente químico cancerígeno en un insecticida comparándolo con los automóviles y las muertes de tráfico y que si se prohibía el uso de esa sustancia habría de prohibirse el tráfico, argumento de la pendiente resbaladiza (sí hoy permitimos esto, mañana será aquello y luego lo otro hasta el acabose),  después de esto por tanto a consecuencia de esto (por ejemplo alguna severa crisis económica a la que le ha cogido a algún presidente con el paso cambiado), con esto por tanto a consecuencia de esto, ( si después de mis medidas ha bajado el paro esto ha sido por fuerza a consecuencia de mis medias (a lo mejor no), apelar a la autoridad de la mayoría (argumentarum ad populum),  falacias naturalistas ( si es natural es bueno y si es artificial es malo), debates acotados, (si hay algo que me perjudica acepto hablar de cualquier cosa menos de eso), culpable por asociación, argumento del hombre de paja (atribuir al oponente una postura que no sostiene y entonces atacarlo por mantener esa posición). Argumento de autoridad (cuando se recurre a alguien con autoridad en un campo para que la gente le crea lo que dice en otro campo diferente), lugares comunes es decir repetir una idea muchas veces hasta que se da por sentado que es verdad. (aunque no lo sea). Y otras muchas como cualquier político que se precie sabrá reconocer y lo que es peor utilizar son algunas de las técnicas más utilizadas para engañarnos. Como ejercicio propongo realizar un test parecido al que viene al final del libro, pero algo mucho más práctico: cada vez que veamos en televisión o escuchemos en radio a cualquier político deberíamos intentar descubrir que falacias está utilizando (fijaros que no os pido cuántas, porque eso sería tarea homérica casi).

FICHA  TÉCNICA

TÍTULO: ARISTÓTELES Y UN ARMADILLO VAN A LA CAPITAL
SUBTÍTULO: Las mentiras de los políticos analizadas con humor.
AUTORES: THOMAS CATHCART Y DANIEL KLEIN
GÉNERO: FILOSOFÍA (DIVULGACIÓN)
TRADUCCIÓN:  FRANCISCO GARCÍA LORENZANA
Páginas: 208
Precio: 6,85€
EDITORIAL: BOOKET (PLANETA)
AÑO DE PUBLICACIÓN EDITORIAL PLANETA: 2011
ISBN: 978-84-08-10170-3

SOBRE LOS AUTORES:
Son Estadounidenses  y estudiaron Filosofía en la Universidad de Harvard en  los años 60 cuando incluso debería ser raro estudiar filosofía allí por aquella época...

También han publicado Platón y un Ornitorrinco van a un bar (comentado en este blog también) y Heidegger y un hipopótamo van al cielo: la vida, la muerte y el más allá estudiados con filosofía y mucho humor.

Comentarios

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares