OLIVE KITTERIDGE

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA:

OLIVE  KITTERIDGE

El libro del que hoy les hablo  llegó a mis manos este verano del 2015  cuando un gran amigo mío y sensacional persona  me lo prestó-regaló junto a otro buen lote de libros. Ahora que lo he leído se lo devolveré junto con otro presente en agradecimiento en  forma también de libro cuyo título ya he pensado y tengo preparado: Caín de José Saramago. Mi amigo me habló muy bien del libro y me comentó que su  autora Elizabeht Strout tiene tantos seguidores en América como Alice Munro en Canadá,  un duelo literario que en términos folclóricos sería  algo así como el debate sobre quien es mejor entre los seguidores   de la Pantoja (en sus buenos tiempos) y los de  de Rocío Jurado (que en paz descanse).  Entre estas dos escritoras hay un gran similitud: son capaces de cimbrear nuestros sentimientos a través de historias que le suceden a personas corrientes en vidas corrientes en un mundo corriente. Generalmente teñidas de color gris. Historias que rezuman un poso de melancolía y un poco de angustia vital pero en la cual los personajes demuestran tesón en el arte de sobrevivirse a pesar de las circunstancias. Aunque en mi opinión Alice Munro  sea quizás aun más austera y seca en la perspectiva vital que da a sus personajes.
Olive Kitteridge es una colección de trece relatos con la característica de que el hilo conductor en todos ellos es Olive Kitteridge una profesora de matemáticas de instituto jubilada. En muchos relatos ella es la protagonista pero en otros tiene un papel secundario y  en otros meramente anecdótico como en el relato titulado "La pianista". Las historias están ambientadas en la costa este de EEUU en un pueblecito de Maine que se llama Crosby. Según podemos saber por la novela el clima en este pueblo costero y pesquero  es de mucho frío. Y la pesca mayoritaria es la de la langosta.
Olive Kiterridge es una mujer corpulenta y  hablando en términos coloquiales una mujer muy mala sombra. Una asaura  como diría mi abuela. Muy apenada por que su hijo Cristopher no  le hace apenas caso, aunque en realidad su hijo es otro sin gracia como su madre. El marido de Olive Kitteridge pone el contrapunto: es amable, sonriente, siempre servicial y de buen humor. Es el polo opuesto tanto que la sus vecinos se preguntan como él puede aguantarla a ella.  
En estos trece relatos  narrados en tercera persona  la autora nos muestra hechos con sorprendente naturalidad que le ocurren a personajes y que podría ocurrirnos a cualquiera de nosotros en cualquier momento. A nuestro vecino ,a nuestro hermano, a nosotros. Sin necesidad de recurrir a los dramas de las novelas del siglo XIX nos agita con su lectura y nos hace reflexionar. Como por ejemplo la boda de Cristopher que su madre Olive no termina de digerir, infidelidades conyugales perdonadas, medio soslayadas  pero no olvidadas. O enamoramientos sorprendentes.
La autora a través de sus personajes o bien directamente nos escribe reflexiones sobre la vida que son auténticas perlas.

Portada del libro

Página 89:
"Sabe que la soledad puede matar a la gente, puede, de hecho, causar distintos tipos de muerte. Su opinión personal es que la vida depende de lo que ella considera <> y <>. Las grandes alegrías son cosas como contraer matrimonio o tener hijos, intimidades que te mantienen a flote, pero estas grandes alegrías contienen peligrosas corrientes ocultas. Por eso también son necesarias las pequeñas alegrías: un dependiente amable en unos grandes almacenes, por ejemplo, o la camarera de Dunkin` Donuts que sabe cómo te gusta el café. Un asunto complejo la verdad."

Página 324:

"Ellos estaban allí, y su cuerpo (el de Olive Kitteridge)— viejo, grande y fofo—sentía auténtico deseo por el de Jack. No haber amado a Henry (su esposo) de aquella forma durante muchos años antes de que muriera la entristeció tanto que cerró los ojos.
Cuántas cosas ignoraban los jóvenes, pensó, acostada junto a aquel hombre, notando en su mano en el hombro, en el brazo; oh, cuántas cosas ignoraban los jóvenes. Ignoraban que los cuerpos torpes, viejos y arrugados estaban tan necesitados como los suyos, jóvenes y firmes; que el amor no se podía tirar como si tal cosa, como si fuera una tarta en una bandeja de las muchas que iban pasando. No, si a uno le ofrecían amor, lo aceptaba o no lo aceptaba. Y si la bandeja había estado repleta de la bondad de Henry y ella la había encontrado pesada y la había ido arrojando al suelo miga a miga, fue porque no sabía  lo que había que saber: que, de forma inconsciente, los días se desperdiciaban uno tras otro.
Así que, si aquel hombre que estaba ahora a su lado no era un hombre que hubiera elegido antes de aquel momento, ¿qué más daba? Lo más probable era que tampoco él la hubiera elegido a ella. Pero allí estaban, y Olive imaginó dos trozos de queso suizo apretados uno contra otro, tantos eran los agujeros que llevaban a su unión, tantos los trozos que les quitaban la vida.
Tenía los ojos cerrados y sintió que su cuerpo cansado era invadido por oleadas de gratitud... y arrepentimiento. Se imaginó la soleada habitación, la pared bañada de sol, el arrayán junto a la ventana. El mundo la desconcertaba. Aún no quería abandonarlo."

También me llama mucho la atención la descripción que hace de un presidente de su país sin mencionar el nombre:

Página 307:
"Volvió rápidamente una página porque no soportaba mirar la cara del presidente, sus ojos juntos, su prominente mentón: verlo le revolvía las tripas. Ella había vivido muchas cosas en aquel país, pero nunca el caos que ahora reinaba. Aquel hombre sí que era retrasado, pensó..."

FICHA TÉCNICA DEL LIBRO
TÍUTLO: OLIVE KITTERIDGE
AUTORA: ELIZABETH STROUT
GÉNERO: NARRATIVA DE FICCIÓN
PÁGINAS:324
PRECIO: 21€
EDITORIAL: EL ALEPH EDITORES
TRADUCCIÓN: ROSA PÉREZ PÉREZ
PRIMERA EDICICIÓN 2010
ISBN: 978-84-7669-931-7

SOBRE LA AUTORA:

Elizabeth Strout


ELIZABETH STROUT

Nacida el 6 de enero de 1956 en Portland, Maine, EEUU. (59 años)
Con su novela Olive Kitteridge ganó en 2009 el Premio Pulitzer de ficción. Su novela más reciente, The Burgess Boys, se publicó en marzo de 2013. Empezó  a escribir a los cuarenta años y su primera novela fue Amy e Isabelle que fue nominada para el premio Faulkner de ficción. Dicha novela fue adaptada para una película televisiva. También la productora HBO ha hecho una serie de cuatro capítulos con el libro Olive Kitteridge.
Elizabeth Strout se graduó con honores en 1982 en leyes y recibió un certificado en Gerontología por la Universidad de Siracusa.
Ha impartido clases en diferentes Universidades americanas sobre escritura creativa y máster en bellas artes.


PÁGINA WEB DE LA AUTORA DONDE NOS DA SU IDEA DE LO QUE BUSCAMOS LOS LECTORES EN SUS HISTORIAS Y ELLA EN SUS LIBROS:



Comentarios

  1. Muy buena reseña Juanma. Como a tí, al leer ese libro, tenía la sensación de ir recogiendo abundantes perlas de sabiduría vital, comprobando lo complejo que, muchas veces es todo.
    De tanto oírte lo, voy a intentar leer con más profundidad a Alice Munro; me he hecho con uno de sus últimos libros, Mi vida querida.
    Bueno amigo, cojonuda tu labor divulgativa, a seguir disfrutando, que de eso se trata.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. Me ha despertado el interés por leerlo o algún otro de la autora.. Ya te contaré.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares