UN MICRORRELATO PREMIADO COMO FINALISTA: "DEMASIADO HUMANOS"

Les presento un microrrelato titulado "Demasiado humanos" que ha sido seleccionado como tercer finalista en un concurso. El microrrelato en cuestión  es una visión  del descubrimiento de América  pero desde el punto de vista de los indígenas, los cuales esperaban la llegada de unos dioses por el mar. Quiero aclarar que si el continente hubiera sido descubierto por otros diferentes a los españoles la cosa no sólo no hubiera cambiado sino que incluso hubiera podido ser mucho peor para los pobres indígenas  pero con todo y con eso lo más triste es que si hoy día, 522 años después de aquello se volviera a descubrir otro continente ignoto, mucho me temo que sus nativos correrían casi la misma suerte que aquellos de los que habla esta historia.


Demasiado humanos

Tras los palmerales aguardaban  con incertidumbre dibujada en sus rostros, agazapados sin mover un solo músculo y   respiración contenida   la llegada de aquellas extrañas y gigantescas embarcaciones  desde que   uno de los suyos    las atisbara surgiendo en el horizonte  de la nada  y corriera   para  avisar al jefe y a la tribu.  Creían que  era aquello que esperaban desde siempre y por fin llegaba: la venida de   dioses  desde los confines  grumosos  que a la vista  juntan   mar y cielo. Cuando  arribaron  y posaron los pies en sus playas de arenas níveas, el jefe de la tribu  escrutó con  cejas enarcadas en signo de interrogación buscando  señales celestiales en aquellos seres de ultramar de bocas desdentadas y rostros velludos   que portaban extraños objetos  como cruces y espadas afiladas  que laceraban la piel  de los inocentes indígenas que salían con regocijo al encuentro divino. Cuando el jefe vio   escrita  en la  mirada de aquellos dioses la lujuria del deseo incontenido  posada en los cuerpos desnudos de las mujeres y sus gesticulaciones llenas de ansiedad  preguntando por oro  entonces, demasiado tarde, comprendió que toda la selva a sus espaldas era poca para esconderse de la codicia de unos dioses demasiado humanos.






Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Juanma. Qué poquitas palabras te bastan para una trazar esa visión de los aquellos dioses tan de barro. Que usted lo pase bien. Te sigo aunque no siempre te lo comente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares