La muerte de Ivan Ilich de Leon Tolstoi. Reseña bibliográfica


RESEÑA BIBLIOGRÁFICA: LA MUERTE DE IVAN ILICH

En esta entrada les hablo de  una  novela corta escrita por Leon Tolstoi. El relato empieza con un narrador testigo, Pyor Ivanovich,   amigo del protagonista y difunto Ivan Ilich para después dar paso a un narrador omnisciente que  prosigue con la historia  alternándose con el narrador protagonista (Ivan Ilich). La novela cuenta  la historia de un Juez, Ivan Ilich, que fallece a los 45 años de edad, tras una penosa enfermedad que lo va destruyendo lenta pero inexorablemente.  Ivan Ilich es consciente de que su fin está próximo y comienza a reflexionar sobre cómo ha sido su vida. Fustigado por los terribles dolores que padece y por la actitud de su mujer a la que llega a detestar por verla tan feliz y  lustrosa, y por fingir que no sabe que su fin está próximo. Enfadado con la vida, con la muerte y con la actitud de su familia que comportándose como si no  supieran que iba a morir le negaban lo más básico que el necesitaba: consuelo y alivio para su tortura llena de dolores físicos y desesperanza que ni siquiera la morfina y el opio podían aliviar.   Consciente de su inminente fin hace  repaso a su vida, reflexionado sobre ella,  preguntándose si  ha vivido como debería haberlo hecho. En esta recapitulación vital se queda   como única etapa de su vida que verdaderamente ha merecido la pena su infancia:

"... y él empezó a recordar a recordar interiormente los mejores momentos de aquella vida agradable. Sin embargo, ahora ninguno de esos momentos que destacaba le parecían lo que había considerado entonces; ninguno de ellos, salvo los primeros recuerdos de su infancia. En la infancia hallaba algo realmente agradable, allí había algo con lo que sería posible vivir si pudiese volver. Pero el niño que había gozado aquellos días ya no existía; era como un recuerdo de otra persona. Todos los recuerdos de las épocas que habían dado lugar al Ivan Ilich actual, aquellos que entonces le habían parecido felices, se derretían ahora ante sus ojos y se transformaban en algo insignificante y hasta mezquino. Cuanto más se alejaba de la infancia y más se acercaba al presente, más triviales y dudosas se figuraba aquellas alegrías..." Durante la novela se hace una crítica a la sociedad rusa de la época con una gran burocracia. Tampoco sale nada bien parada la esposa del protagonista (quizás tal vez, un reflejo de lo que pudo ser la propia esposa del escritor). La esposa del protagonista: Praskovya Fyodorovna queda retratada por el narrador testigo, Pyor Ivanovich, amigo del difunto Ivan Ilich.  muy pronto en la novela,  cuando un amigo  acude a  casa del difunto para dar el ´pésame a la familia y darle el útimo adiós.
 

Sobre la tristeza que le produce el hecho de que su propia familia le oculte la única verdad que rige sus vidas, esto es, su inminente muerte  en la página 101 queda claro:

" Gerasim (su criado) era el único que no mentía. En todo cuanto hacía mostraba que comprendía la situación y que consideraba inútil mentir. Sencillamente sólo podía sentir lástima por su débil y demacrado señor. Una vez que  Ivan Ilich le dijo que se fuera, incluso llegó a responderle:

-Todos debemos morir. ¿Por qué no habría de hacer algo por usted?-expresando así que aquel esfuerzo no le pesaba porque lo hacía por un moribundo y confiaba en que, cuando llegase su hora, también alguien lo hiciera por él.

Entre las consecuencias de aquella mentira, la más terrible para Ivan Ilich era que nadie se compadeciese de él como él queria. Había momentos, después de prolongados dolore, en que anhelaba-aunque le avergonzara confesarlo-que alguien le tuviese lástima como se le tiene a un niño enfermo..."

"Aquella mentira que le rodeaa y que estaba dentro de sí mismo fue la que le envenenó más que nada los últimos días"

En el relato la imagen que deja el autor sobre la esposa del protagonista, Praskovya Fyodrovna no es nada favorable. Quizás, un desahogo del autor por comparación con la suya propia...
Muy pronto en la novela (página 14) el autor deja su impresión:

"-¡Ay, Pyor Ivanochic, qué angustioso! !Qué terriblemente angustioso ha sido todo!-exclamó, y de nuevo se echó a llorar.

Pyor Ivanovich esperó a que se tranquilizara. Entonces murmuró:

-Créame señora...

A continuación ella empezó a hablar sobre lo que consideraba la necesidad más urgente: cómo podría, con motivo de la muerte de su esposo, obtener dinero del fisco. Praskovya Fyodrovna fingía no saber nada de la pensión que le correspondía y necesitar el consejo de Pyortr Ivanovich, pero él pudo darse cuenta de que lo sabía absolutamente todo, incluso mucho más que él. Estaba al corriente de todo lo que le debía el fisco; lo que quería saber  si se le podía sacar algo más. Después de pensarlo un rato tratando dar con algún medio para lograrlo, y de hacer una cumplida crítica al gobierno por su tacañería, él le dijo que no se podía obtener nada más. Entonces ella suspiró y Pyorr se dio cuenta de que, dando por concluida la conversación, estaba buscando la manera de deshacerse de él, así que apagó el cigarrillo, se levantó, estrechó la mano de la señora y salió de la casa..."

Ficha técnica:

Título: La muerte de Ivan Ilich

Autor: León Tolstoi

Editorial: Servilibro.  Colección Literatura universal.

www.servilibro.com

Precio: 3 €

Páginas: 139.

ISBN: 978-84-7971-899-2

Sobre el autor:
 

León Tolstoi.  Rusia(1828-1910).  Mucho se ha escrito sobre uno de los escritores más grandes de la literatura Europea y Mundial. Sus dos obras más conocidas son "Guerra y Paz" escrita en 1869 y "Anna Kanerina"  en 1877 una excelente novela psicológica, donde además del contraste entre la vida de las gentes del campo y de la ciudad, se refleja, con maestría, la visión trágica, terrible y todopoderosa del amor como una pasión capaz de arrastrar al ser humano a su autodestrucción. Aparte de estas dos novelas otras suyas son: Infancia (1852), Adolescencia (1854) y Juventud (1856)  autobiográficas. Y también cuentos breves que se publicaron reunidos en el volumen Historias para el pueblo (1885).

Tolstoi nació en el seno de una familia noble en Moscú y quedó huérfano con tan solo dos años cuando  su madre murió en el alumbramiento de su hermano. Estuvo muy ligado a la alta sociedad burguesa de Rusia de su época y siempre reivindicó la libertad y la dignidad del ser humano así como  el reparto igualitario de las propiedades y la riqueza lo que le llevó a muchísimas disputas con su mujer que no compartía en absoluto con él, la idea de desprenderse de sus posesiones.  Después de un debate interno decidió abandonar  los lujos en los que vivía e irse a vivir con la gente humilde. Creó una escuela para niños y trabajó como profesor y autor de los libros de texto que estudiaban. En las postrimerías de su vida, con 82 años,  se marchó a hurtadillas de su domicilio acompañado de su médico y su hija más pequeña, para fallecer muy poco después a consecuencia de una neumonía. Se dice que la relación con su esposa fue muy tormentosa por que el carácter de ella era muy difícil y que en parte gracias a eso, se debe la gran producción literaria de Tolstoi que buscaba y encontraba en las letras la paz y el sosiego que perdía en su difícil vida conyugal. Quizás la mujer del protagonista de su novela "La muerte de Ivan Ilich":  Praskovya Fyodorovna sea un personaje con mucho más tintes reales que imaginarios. Pero eso es algo que nunca sabremos...

Como despedida, en el siguiente enlace, tienen un relato breve, de siete páginas, de Leon Tolstoi "¿Cuánta tierra necesita un hombre" Una maravilla en estado puro cristalizado en letras...

 

Disfrutad con el relato y  si os animáis con la novela, me la pedís si queréis.

Comentarios

  1. Nadie se compadecía de él como él queria.

    ResponderEliminar
  2. Esta es una de las muchas novelas que aún no he leído. ¿Me dará tiempo a leer todo lo que deseo? Me ha llamado la atención ,precisamente ,la frase que recoge el comentario anterior. Es algo que suele ocurrirnos: no nos quieren como nos gustaría que nos quisieran,no nos comprenden como nos gustaría que lo hicieran,o no nos compadecen,etc. El caso es que tal vez eso no sea posible,nunca o casi nunca. Igual que queremos a nuestra manera,nos quieren a la de cada cual.
    Luego me ha gustado el detalle de su biografía,ese de que se dedicó a enseñar y que hacía los libros con los que debían estudiar sus alumnos ¡Qué fácil sería dar clase así! Un libro,sin duda interesante y ameno de leer,no en vano pertenece a uno de los mejores novelistas de su época o casi de todos los tiempos.

    ResponderEliminar
  3. Casi nada puede suceder a nuestro entero deseo o capricho. Por cierto, leyendo un poco a Tolstoi y a Dostoiveski, me da la impresión de que eso de que en el sur somos de sangre caliente y en el norte de sangre fría es un tópico...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares