Mi amigo Justi, el cónclave y posturas sobre la religión


Cónclave cardenalicio

y posturas acerca de la religión

A resultas del reciente cónclave (el segundo del milenio) surgió una conversación con mi amigo Justi.  Como ágora de reflexión nuestra  (de más) frecuentada taberna. Un lugar sereno y  tranquilo de encuentros filosóficos y culturales sobre los avatares de la vida comentados  sosegadamente entre chatos de vino tinto y patadas al hígado.  Un ateneo de altura (más por  la distancia que separa la barra del suelo y que obliga casi a colgarse que por la enjundia de las disertaciones) entre cañas y vinos y sus correspondientes tapas que no solo de espiritualidad vive el hombre. Y menos personajes como Justi y servidor de ustedes.

-¿Has visto los la curia? se han juntado para elegir Papa. El que había antes  les ha dicho "tomad el delantal que uno se marcha"-me dijo un tanto irreverente- a ver como les sale a hora este argentino. Menudos. Hasta ahora de los argentinos se decían que eran o entrenadores de fútbol, o psicólogos, en definitiva profesiones de lengua y palique, desde  ahora  hasta ya hay uno que es Papa aunque quizás en el fondo también sea esa una actividad de palique y lengua. Aunque es jesuita y eso me gusta. No sé porqué pero me gusta.

-No seas irreverente, Justi. Es un asunto muy delicado el elegir al padre espiritual de toda la Iglesia. Deben sopesarse muchas cosas-respondí aplomadamente-. Son cardenales. Gente muy preparada. Actuarán pensando en lo mejor para su rebaño, es decir, nosotros. Ovejas que necesitamos permanentemente de una guía espiritual por este mundo terrenal proceloso lleno de trampas    y  así poder llegar al otro mundo, al que verdaderamente importa y nadie conoce (excepto ellos)  impolutos, limpios y de una  manera directa, gracias a su buen hacer pastoral.

-Yo he estado en muchos cónclaves de esos. Y al final no saben ni lo que dicen. Trabajé varios años como camarero en el hogar del jubilado de mi pueblo.

-¡Pero hombre, no vas a comparar una cosa con otra!-exclamé sorprendido.

-Bueno, es más o menos lo mismo, sólo cambia el lugar. El cónclave del hogar del jubilado  es más modesto y más pobremente decorado incluso con  póster- calendario de  tías en cueros mientras que el de esos ataviados de negro y gorrito cardenalicio son más refinados y se reúnen en la Capilla Sixtina y tienen delante a una obra maestra de Miguel Ángel  pero es  seguro que son igual de pejigueras.  Que con la edad todos se vuelven iguales. Me hacía gracia cuando se reunían para decidir nueva junta directiva o para qué actividades iban a hacer para conmemorar el día de la virgen.  Las reuniones se prolongaban y consumían más chatos de lo habitual y cuando se calentaban no había quien los refrenara. Bueno sí, sus próstatas le recordaban su fragilidad. Me dejaban el cuarto de baño hecho una pena. Discutían, gritaban, se ponían hechos unos energúmenos. Sé lo que me digo. A ver qué eligen.

-Bueno, el mismo Papa dimitido perdón emérito, afirmó  en 1997 que había Papas a los que nunca habría elegido el espíritu Santo-dije en tono conciliador.

Tras lo cual y para ilustrar a mi amigo Justi me creí en la necesidad de preguntarle acerca de sus creencias de la vida, la religión y el universo. Al fin y al cabo todos nos creemos muy originales en nuestras creencias sobre estas cuestiones   pero mucho me meto que nuestras posturas se pueden encasillar en cualquiera de las siguientes de esta lista (así se lo expliqué a Justi y después de terminar, con la cara aún de espasmo me dijo "eres la hostia en verso y me voy a ir a mi casa con dolor de cabeza y no por los vinos"

Posturas que se pueden adoptar ante la religión (por orden de intransigencia o fuerza)

Todos creemos tener ideas más o menos originales, singulares e interesantes ante la religión, el cosmos y la vida, pero pueden catalogarse en alguna de  estas:

Fundamentalismo:  Creencia de un Dios personal creador de todo el universo. Todo lo que ocurre es por voluntad de Dios. Se reconoce un único libro sagrado y sus preceptos han de seguirse al pie de la letra (al menos, en apariencia). Suele haber una actitud hostil entre sus adeptos hacia quienes piensan de otra manera. Suelen verse mejor los fundamentalismos de fuera que los de dentro de nuestra cultura.




Teísmo: Menos dogmático e intolerante. Existe un Dios que interviene en la creación. Cosa que se manifiesta en sus intervenciones divinas y milagros. El teísmo reconoce otras religiones pero las considera inferiores. Dentro del teísmo hay variantes monoteístas (Un solo Dios) y politeístas (varios dioses), como el hinduismo.

Deísmo: Dios existe, pero desde  la creación no interviene en las cosas terrenales. Dios ha puesto en marcha al universo y después ha dejado actuar a las leyes de la naturaleza. Es una vía intermedia entre teísmo y ateísmo. Los designios de Dios son desconocidos y las sagradas escrituras son historias escritas por el hombre.

Panteísmo: Dios y el mundo son uno: todo está en Dios y Dios está en todo.  Dios  es la base de la existencia y la esencia más profunda de la realidad. Una forma suave del new age. Atribuye alma divina a la naturaleza y a todas las cosas.

Alguismo: Hay un “algo” superior que es la base de todas las cosas y se hace sentir en el asombro por la existencia. Esta creencia está muy extendida entre la generación de nació después de la segunda guerra mundial (baby boomers) que no creyeron en la iglesia y que ahora, en su vejez, acusan la falta de espiritualidad. Tiende a la vaguedad religiosa y al eclecticismo (cójase lo que se quiera de cada religión).

Humanismo: La pregunta de si existe o no existe un Dios carece de importancia porque la finalidad y el sentido de la vida no están fuera de la vida ni del mundo. El humanismo es de orientación atea o agnóstica, pero puede conciliarse con el deísmo. El humanismo no niega la posibilidad de que Dios existe, simplemente no lo han experimentado.

Agnosticismo: No se puede contestar a la pregunta de si existe un Dios. Ningún conocimiento trasciende el mundo perceptible. Dios es fundamentalmente incognoscible. Sobre Dios no se puede decir nada sensato: por ello, el agnóstico evita emitir un juicio. El término "agnoticismo (del griego ágnostos= desconocido, incognoscible).

Ateísmo: Dios no existe. Dios es una creación del hombre a su imagen y su semejanza. Dios es una proyección del hombre que aspira a algo superior. Al filósofo y escritor griego Xenófanes le llamó la atención que los nubios de Etiopía adoraban a dioses negros de narices chatas, mientras que los tracios del norte adoraban a dioses pelirrojos de ojos azules. Según Xenófanes si los leones hubiesen inventado la religión, invocarían un dios león.


¿Encajan sus creencias con alguna de estas? ¿Tienen alguna diferente?

Un saludo y hasta la próxima entrada.

PD: Después de la última conversación, en la taberna, mi amigo Justi no me coje el teléfono. Tampoco era para tanto.

Comentarios

  1. Bueno, yo creo que las tareas de Papa tienen muchos aspectos comunes con las de un futbolista (por lo de intentar meter todos los goles que pueda a pesar de tener a muchos en contra) y las de un psicoanalista (un Papa debe tener la suficiente finura psicológica para saber leer entre líneas y bastante palique persuasivo) así que para mi gusto la elección de un argentino ha sido muy pertinente. Pero ocurre que entre Messi y el nuevo Papa Bergolio no va a haber quien aguante a los argentinos dándose ínfulas, jajaja.

    Por otra parte, creo que la Iglesia Católica ha sido, como siempre, muy diplomática al elegir por primera vez un Papa americano, porque es ahí, en Sudamérica, donde está la cantera de nuevos creyentes (si seguimos con el símil futbolístico) y esa elección sin duda hará que sigan creciendo adeptos. Además, según aseguran los expertos, se espera que este nuevo Papa frene ese nuevo populismo de izquierdas que florece en América Latina, encarnado en el fallecido Hugo Chavez o en la Kistchner, con la que parece que se lleva a matar el nuevo Papa.

    En cuanto a lo de la religión tienes razón, todos nos creemos muy originales en nuestras ideas religiosas cuando en realidad todas son muy parecidas y se mueven entre los dos extremos: fundamentalismo y ateísmo. El sentimiento religioso es tan inherente al hombre como su capacidad de pensar o de hablar, pues es propio del hombre intentar explicar y entender los misterios del mundo y el universo en donde está inmerso. En este sentido todos tenemos una religión, hasta el ateismo, que es la religión de la no-religión.

    Por mi parte y puesto que nadie puede huir del momento histórico en el que le toca vivir junto a su peculiar visión de la vida me decanto por un feliz término medio entre agnosticismo y panteísmo.

    ResponderEliminar
  2. Muy acertado tu comentario sobre la elección del nuevo Papa. Has tocado aspectos que a buen seguro entre las exquisiteces artísticas y sublimes de la Capilla Sixtina se han tenido en cuenta. Está claro que el nuevo Papa es muy diferente del anterior y por lo que dice mi intuición sufrirá menos con la corrupción vaticana. Esto es una cosa que intuyo y sospecho no tengo ninguna prueba. Con respecto a ese dulce término medio entre agnosticismo y panteísmo está bien. Quizás otro dulce término medio esté entre el Deísmo y el panteísmo. Yo estoy tentado de crear una novena tendencia. Un posthumanismo pero tendré que depurarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares