Reseña bibliográfica: La aventura del tocador de señoras



La aventura del tocador de señoras es la tercera entrega de las disparatadas aventuras de un peculiar personaje  que ha pasado mucho tiempo ingresado en un psiquiátrico en los alrededores de Barcelona. Este personaje cuyo nombre es un misterio es un buscavidas, una especie de pícaro de la época moderna que en esta ocasión, tras abandonar definitivamente el psiquiátrico donde ha estado recluido mucho tiempo, regenta una peluquería y se ve envuelto  en un misterioso caso de asesinato en el que él mismo aparece como principal sospechoso. La trama sucede en Barcelona, y el protagonista vuelve a tener contacto con su hermana “Cándida” y con su más que conocido comisario “Flores”.   Es un relato delirante, suelto y muy desenfadado, con un sentido del humor realmente excelente que no pocas veces arrancará la sonrisa y la carcajada al lector. Con algunos nombres desternillantes, como el Abogado Miscosillas, por poner un caso. Esto no es obstáculo para que de cuando en cuando el autor cambiando, brevemente el registro intercale algunas reflexiones agudas y profundas  sobre la vida que al poner blanco sobre negro, hace que destaquen mucho más. También en esta novela, el autor critica con mucho mérito, pues la novela está escrita casi una década antes que el estallido de la crisis y la burbuja inmobiliaria, el crecimiento desaforado y falso de una sociedad, en este caso la catalana y haciendo una descripción de la clase política doblemente dura por lo mal parada que queda dicha clase y por lo acertada de su categorización.


La aventura del tocador de señoras era hasta 2001 la tercera entrega de las aventuras de ese habitual personaje del psiquiátrico regentado por el doctor Sugrañes. Las dos anteriores novelas son “el misterio de la cripta embrujada” 1979, de la que como me la he leído haré en breve otra reseña y “El laberinto de las aceitunas”, 1982. Todas publicadas por Seix Barral. Recientemente, Eduardo Mendoza en el 2010 ha publicado la cuarta entrega de este peculiar investigador que encarna perfectamente al antihéroeEl enredo de la bolsa y la vida”. Si quieren una reseña bibliográfica en condiciones de esta última novela, pueden visitar el blog “materetmagister”. En este enlace tendrán una buena reseña.
En definitiva, humor, ironía y agudeza se entrelazan en esta interesante, relajada y sobre todo divertida novela que sin duda ninguna les entretendrá. Por cierto, y ya para terminar, concretamente en la página 231 del libro, el autor, sospecho que un ataque de ironía, explica que uno de los personajes se ha ido a vivir a Jaén, declinando ofertas como París o Milán. He de decirle a Eudardo Mendoza que esto  podría pasar por fina ironía en la época en la que escribió el libro, pero que ya no. Que ya Jaén tiene tranvía y eso le ha hecho ganar muchos puntos, por utilizar su terminología, nos sitúa un punto por encima de Milán y un punto por debajo de París. Que no funcione el mencionado tranvía, después de montar toda su costosísimas instalaciones y comprar los vagones y haber empleado más de 100 millones de euros es otro cantar, pero que sin duda y desgraciadamente  deja mejor parado al político  que aparece como alcalde y candidato a la alcaldía de Barcelona en su novela que a los que nos toca sufrir por estos lares…de carne y hueso aunque parezcan fantasmas con cargo, eso siempre, a nuestro bolsillo.
Tampoco tiene desperdicio la reflexión sobre adaptación evolutiva de la especie humana y sus misterios a cuenta de la pigmentación de la palma de las manos de los negros. 
Ficha técnica
Título: La aventura del tocador de señoras
Autor: Eduardo Mendoza
Editorial: Seix Barral. Biblioteca Breve
ISBN: 84-322-1090-0
Primera edición febrero 2001
Cuarta edición abril 2001
Páginas: 350


Comentarios

  1. Ok Jmital. Tomamos nota del titulo de la obra. De este escritor ya he leído algo y desconocía -sinceramente- su particular y magistral ironía, a la hora de escribir... Gracias por la información...

    ResponderEliminar
  2. Cuando termines de leerte "Riña de gatos" me lo tienes que prestar. Coincido plenamente. De Eduardo Mendoza destaco su humor (fino y grueso) y su ironía. También la imaginativa pero esto, evidentemente es algo común en los escritores. Su humor e ironía no.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares