LA CRISIS DE DEUDA Y LA BARRA DEL BAR

LA CRISIS DE DEUDA Y LA BARRA DEL BAR

Un (mal) sueño sobre nuestra crisis económica (actual)



¡Caballero, ¡¡por favor!!, pague las cuentas de aquellos señores!  Tenemos que cerrar ya.


Acodado en el final de la barra, con mi botellín de agua, observaba al camarero su  Ir y venir  frenético atendiendo las rebosantes mesas de alrededor. La clientela exhibía gustos exquisitos al pedir, a pesar de una apariencia normalita.  Gritaban <<¡Eh! Una de langostinos de Huelva>> <<Falta el gazpacho de cerezas>> <<¿Cuánto le queda al arroz con bogavantes?>>
Uno, juraría que lo más que pudieran pedirse aquellos comensales sería una de calamares encebollados, pero a grito pelado como en una suerte de competición con el resto de mesas sin nada que se le pareciera a la palabra miedo pedían sus comandas sin pudor, y los camareros sonreían complacientes  alentándoles y alabándoles sus refinados (y caros) gustos.  Al llegar el momento "de la cuenta" aquellos clientes antes rijosos y desenfrenados, comenzaron a palidecer.  El alboroto se tornó en silencio.




 Tras múltiples intentos de sacar dinero de sus bolsillos sólo conseguían sacar los fondos de tela  (vacíos) para volver a meterlos. Una y otra vez, ante la cada vez más  impaciente espera de los camareros, viendo aquellos bolsillos, por más vueltas que le diesen, vacios sin un céntimo. Mi sorpresa fue cuando, definitivamente, ante la evidencia,  dijeron que  no podían pagar. Los camareros se dieron media vuelta y al instante el dueño del bar, sin mostrar ningún signo de contrariedad, salió a las mesas y dirigiéndose a todos los presentes dijo: (hubiéramos o no pagado) <<no se preocupen, lo que aquí se debe lo abonaran entre todos.  Creí estar en un sueño. Me pellizqué la oreja para comprobar si estaba despierto o soñando. Abrí los ojos y no, no estaba soñando. Las pérdidas de la banca, multimillonarias causadas por préstamos hipotecarios desmedidos concedidos sin control a todo aquel  que quisiera  iban a recuperarse pagando a escote todo el mundo, a través del Estado ¿Increíble no? Una mutualización de la deuda. Todos por igual. Sólo que unos pedimos agua y otros los que le dio la gana. Pudieran o no pudieran.
<<Los calamares encebollados que se los coma tu perro>> decían algunos de aquellos clientes despechados antes de que despertara de tan extraño como real sueño.

Es seguro que este sueño puede ser matizado, corregido y mejorado, y que incluso hasta sea bueno que se pague todas esas exorbitantes cuentas, con la amenaza de que hasta podrían cerrarse los bares (por seguir con el sueño) y claro, por ahí sí que no...
Hagan comentarios y buen verano.

Comentarios

  1. Lo que pasa Jmital es que el sueño continuaría de la siguiente manera: Los que pidieron arroz con bogavante, gazpacho de cerezas, langostas y demás soplapolleces, cogieron rapidamente sus veloces deportivos y se marcharon del bar sin tiempo para tomarle la matricula. Aquel de la esquina que tenía su botellica de agua, tenía un coche de 2ª mano reparándolo en el taller y por lo tanto, el pobre paria tuvo que pagar todas las costosas consumiciones de los demás, durante los próximos 10 o 15 años... Eso sí... el bar no me lo cierres eh!!!!!!!!!!! Un brasso...

    ResponderEliminar
  2. El otro día leí, en un anuario estadísitico (de una caja de ahorros) que España es el país de la unión europea que más bares tiene por habitante. Concretamente uno por cada 103. Quiero decir, que un bar por cada 103 habitantes, que a lo mejor alguno de fuera de nuestras fronteras pensaría que sería al contrario...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares