Innovaciones disruptivas


Este término quizás algo pomposo, viene del mundo empresarial. El mundo de la empresa y del mercado es algo tremendamente competitivo. Las compañias necesitan vender sus productos y sobreponerse a los competidores. Esto hace que estén continuamente innovando e investigando continuas mejoras que trasladaran a sus productos para que los consumidores en un proceso ad infinitum sigan adquiriéndolos. Eso es la esencia del mercado capitalista en el que nos movemos. Cuando las compañias comercializan un producto, por ejemplo, las cámaras analógicas, hay una proceso continuo de mejora que se puede denominar de innovación gradual o paulatina. Hay pequeños avances dentro de esa linea de mercado. Películas fotográficas más sensibles. Cámaras fotográficas con más velocidades de obturador. Mejores lentes. Mejores diafragmas. En definitiva mejores dispositivos para regular la luz que impresionará las películas fotográficas y películas con más gama de sensibilidad. Todo esto como decimos es un proceso de innovación gradual. Pero ahora bien, de repente, surge un cambio radical. Es lo que en el mundo de la economía puede llamarse una innovación disruptiva. Un cambio brutal que hace revolucionar totalmente el mercado. En el caso de las cámaras fotográficas analógicas dar con la innovación disruptiva es fácil: Las cámaras digitales. Al principio estas cámaras digitales no eran buenas, si me apuran todo lo contrario, pero han puesto patas arriba el mercado. Hoy día no es nada fácil, encontrar un establecimiento donde comprar una película fotográfica y revelarlas. Hago un inciso, la compañia Kodak era la empresa que más plata consumía del mundo (para sus películas fotográficas). Después de esta innovación disruptiva con las cámaras digitales ya se sigue un proceso de innovación gradual. Las compaías se afanan en mejoras sucesivas de sus productos de cámaras digitales y así hasta la siguiente innovación disruptiva que vaya usted a saber cual será. Otro ejemplo de innovación disruptiva podríamos tenerlo en las empresas de correos y mensajería y los correos electrónicos, por poner un caso. Podemos pensar muchas más. Por ejemplo los coches con motor eléctrico. De hecho yo creo que estas innovaciones disruptivas  y graduales se administran desde las grandes empresas, para garantizarse la presencia cuasi permanente de los consumidores en el mercado. Bien. hay algunos expertos que quieren extrapolar este concepto al mundo educativo. Compararan el mundo educativo con el empresarial. (Esto en mi opinión. Soy docente, puede hacerse pero salvando las distancias cuando se puedan salvar) y consideran que el mundo educativo no puede permanecer ajeno a los cambios sociales. Tienen algo de razón.

Y proponen una innovación disruptiva en el sistema educativo. En el sentido de incorporar completamente las nuevas tecnologías de la información y comunicación y herramientas digitales al hecho educativo. Hoy día, de manera imaginaria, un profesor decimonónico que "apareciera" en cualquiera de las aulas en el siglo XXI, apenas notaría diferencias. Podria perfectamente seguir dando clases, (exagerando un poco la cosa). Es decir, la sociedad está sufriendo cambios vertiginosos y el mundo educativo que es donde se están preparando y formando los nuevos miembros de la sociedad, corre el riesgo de anquilosarse y vivir de espaldas a este mundo. Esto evidentemente no es racional. Sin ser tremendistas. Detesto las posturas dogmáticas. Habrá que dar una innovación disruptiva si queremos llamarlo así. Pero de manera sabia. Saber conjugar todo lo bueno de lo nuevo y de lo que no es nuevo. Así como desechar lo malo antiguo y lo malo moderno que también lo hay. Sin duda hay que incorporar la educación a la realidad del mundo del siglo XXI, y si esto se llama innovación disruptiva, pues innovemos disruptivamente, pero con sabiduria y tiento.


Por cierto, y aunque esto sea cambiar de tercio. Esos procesos de innovación gradual versus innovación disruptiva son la moneda habitual en la Naturaleza. La evolución natural de las especies por selección natural está plagada de estos ejemplos. Evolución gradual versus evolución disruptiva. Especies que paulatinamente y gradualmente van cambiando, y especies que rompen todos los esquemas previos y ofrecen soluciones totalmente nuevas, de manera casi sorprendente. Por ejemplo, la adaptación de los seres vivos al mundo terrestre en principio fue a causa de pequeñas adaptaciones de algunas de ellas para poder ir de un entorno acuático a otro acuático en un ambiente cada vez más desecado. Es decir, las presión ejercida por el medio para buscar ambientes acuáticos hizo que de especies acuáticas surgieran especies terrestres.

Comentarios

Entradas populares