Dilemas morales vistos desde la teoría de la Evolución

Hoy voy a presentarles dos dilemas morales estudiados bajo el prisma de la evolución humana.
Primer dilema:
Imagínese que camina cerca de las vías de un tren, justo a la altura de un cruce de vías con una palanca. Usted se percata que por una via anda un persona sola, y que no corre peligro, puesto que por esa vía no va a circular ningún tren. Pero se da cuenta que por la otra vía, por la que si puede ir  un tren, caminan cinco personas. Justo en esos momentos escucha el paso de un tren descontrolado que no puede detenerse y que por tanto arrollará a esas cinco personas. ¿Qué haría? Si no hace nada y no levanta la palanca, el tren seguirá por la vía y arrollará a esas cinco personas. Si decide levantar la palanca, el tren cambiará de vía y arrollará sólo a la persona que caminaba por la otra vía. Piense su respuesta. De usted depende que con su acción el que mueran cinco personas o una sola.
Le ruego por favor que haga un comentario a esta entrada indicándome cuál ha sido su decisión.
Segundo dilema:
Trabaja usted como enfermero o enfermera en la clínica de un cirujano. En la sala de espera tiene a cinco personas. Cada una de ellas tiene una salud muy precaria y de no recibir pronto un trasplante morirán. Cada uno necesita un órgano diferente. Justo en esos momentos llega a la clínica un jóven sano. ¿Sacrificaría usted la vida de ese jóven sano para salvar la vida de las otras cinco personas? Piénse cómo acutaría en este caso e indíqueme su decisión en un comentario.
Aparentemente los dos dilemas morales planteados son en el fondo semejantes. La vida de una persona a cambio de cinco. Pero hay diferencias. La mayoría de la gente en el primer caso, opta por sacrificar la vida del viandante solitario pero en el segundo caso deja con vida al jóven sano. ¿Por qué? ¿Por qué la mayoría no actúa en el segundo caso como lo haría en el primero?. La respuesta que dan algunos biólogos evolucionistas es que mientras que en el primer caso no hay que hacer apenas nada. En el segundo caso hay que tomar una actitud mucho más activa. Hay que matar y activamente. Hacerlo de una manera clara y consciente y eso hace que la mayoría de la gente se inhiba en el segundo caso. Esta actitud es típica de las sociedades más modernas y desarrolladas. En las sociedades primitivas la gente actúa en el segundo caso igual que en el primero. Cuando a los habitantes de las tribus primitivas se le plantea un dilema moral como el del segundo caso, adaptándolo a su contexto, la mayoría sacrificaría al joven. En este caso el dilema moral que se les plantea es:
Viaja en una barca en un río infestado de cocodrilos. En la barca viaja también  un joven. De repente te das cuenta que más adelante hay nadando cinco personas, y que de no hacer nada, esos cocodrilos los matarán. A no ser que arrojes al agua a tu acompañante y eso haga distraer a los cocodrilos con lo que al sacrificarlo salvarás la vida de los otros. En la mayoría de los casos, dijeron que sì lo harian. Esto concuerda con numerosos estudios que indican que en las sociedades primitivas hay mayor violencia y ésta es mejor admitida. Parece ser que las sociedades cuanto más evolucionadas tienen menos tasa de muertes violentas tanto en asesinatos como en guerras. A mi juicio hay dos factores que hacen que las sociedades más desarrolladas comentan menos violencia:
1. La violencia se la reserva el estado para ejercer el control sobre sus súbditos y esto normalmente hace que se controle mucho.
2. En un mundo globalizado, es más difícil que un país entre en guerra con otro. Por ejemplo, a lo mejor los americanos y los chinos no se caen bien. Pero seguro que piensan con criterio que es mejor no enfrentarse, por que los americanos compran todo a los chinos y los chinos dirán quién nos va a pagar la enorme deduda que tienen contraída con nosotros.
Seguro que puede haber más razones  ¿Qué opinan?
Me gustaría pensar que una tercera razón sería que el nivel de educación de las sociedades desarrolladas hace elevar el nivel Ético y moral de sus individuos y que por tanto se rechaze toda forma de violencia.
Les adjunto un enlace para que puedan ver más tipos de dilemas morales de una manera fácil: http://microsofia.com/etica/dilemas.php?t=1

Comentarios

  1. En el primer dilema lo tengo claro, levantaría la palanca, sacrificaría la vida de una persona para salvar la vida de las otras cinco, el objetivo sería salvar al mayor número de personas posibles. Pero en el segundo dilema no sacrificaría la vida del joven, porque tendría que matarlo conscientemente y no sería capaz de quitarle la vida a otra persona, pese a que con dicho acto pudiera salvar la vida de otras 5. Anonimo.C

    ResponderEliminar
  2. Tanto en el primer como en el segundo caso dejaría que los acontecimientos se desarrollaran tal como vienen discurriendo. Yo no soy quién para alterar la decisión de porqué esos cinco y no ese uno.Antes o después, a cada uno nos tocará el destino final, juguemos sin trampas todas nuestras posibilidades y jugar esa partida con el máximo de posibilidades de ir cogiendo comodines para emplear en determinadas ocasiones.¿ Y cuando nos llegue?
    Muy fácil, la partida habrá terminado y no pasará absolutamente nada, porque ¿ algo nuevo comenzará más gratificante ? ????????

    ResponderEliminar
  3. Si nos fijamos en los comentarios anteriores nos daremos cuenta que las respuestas difieren mucho dependiendo de la concepción filosófica que tenga cada persona. El primer caso es el de una concepción ética propia de sociedades evolucionadas en donde nuestra moral no nos permite hacer sacrificios humanos, en la segunda este amigo hace gala de la opción determinista y nihilista según la cual a cada cual le está concedida una cuota de vida y un pobre mortal no debería poder alterar esa cuenta del destino (no debemos jugar a ser dioses): la vida tiene un principio y un final ¿no es así? de nada vale intermediar. A mí me gustaría dar una vuelta de tuerca más y que hubiera alguien que se comportara como un héroe más allá de su propia humanidad: en el primer caso el que levanta la palanca puede ponerse asimismo delante del tren para intentar pararlo y que nadie resultase dañado. Lo peor que puede pasar es que ese tren lo arrolle a él y lo mate, con lo cual salvará a las 6 personas. En el segundo caso la enfermera que también estará sana, se pondrá conscientemente en lugar del joven y donará sus órganos y además salvará la vida al joven ¿haría eso que consideráramos a esas personas entidades divinas con una generosidad tan suprema que sean capaces de dar su vida por los demás? ¿es eso lo que diferencia a los verdaderos héroes de los demás mortales?

    ResponderEliminar
  4. Pues sobre el primer dilema, lo tendría claro: Levanto la palanca me cepillo a los cinco transeúntes por ser del Real Madrid, y luego me hinco un par de terciacos en Casa Pepón N.P!!! Er Hijorgori.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares