La Bondad

Me encantan las charlas con personas inteligentes. Eso me produce unas emociones contrapuestas. Por un lado, el hablar de algun tema con estas personas, me hace pensar y que se me ocurran muchas ideas. Esto es lo agradable. Y lo triste es que se me ocurren después de la conversación. Me consuela el pensar que al menos aunque sea tarde he discurrido y presentado aunque sea sólo ante mí, argumentos válidos que intentaré exponer en otra conversación o a mi propia vida, a su debido tiempo.  No hace mucho surgió entre un grupo de amigos un pequeño debate en torno a la palabra bondad. Mi idea en torno a bondad causó sorpresa. Hoy día el significado que se le da a bondad es muy diferente al que le daban los clásicos y quiero reveindicar este antiguo valor de la bondad.
Si preguntáramos ahora mismo a pie de calle que entiende la gente por bondad, seguramente recogeriamos la versión moderna del término: blandura y apacibilidad de genio o cáracter. La imagen asociada a la bondad bien pudiera ser la de un perro San Bernardo, dócil y fuerte.
En la grecia clásica el concepto era bien diferente, era el de la excelencia humana y me gustaría retomar este primigenio significado del término. Bondad es la máxima expresión de la inteligencia humana. Bondad sería inteligencia para analizar las situaciones que afectan al ser humano, en especial los más difíciles que atañen a la felicidad personal  y a la dignidad. Donde se mezclan muchas veces intereses contrapuestos, expectativas, ambiciones y deseos y es necesario establecer un proyecto vital donde la coherencia vertebre todos los actos y decisiones.  Identificar los verdaderos problemas y proponer soluciones que sean eficaces. Esto y no otra cosa sería la bondad. En definitiva, Bondad sería inteligencia para resolver los problemas, proponer soluciones, además de valentía, talento y constancia para poner en marcha las medidas adecuadas. Lejos de ser la bondad sinónimo de pusilanimidad y blandura sería el máximo exponente de la gran creación de la inteligencia humana. Capacidad de análisis de problemas, propuestas de planes y proyectos para su resolución, puesta en marcha y valor y determinación para llevarlo a cabo. Eso y no otra cosa es la bondad. Ahora más que nunca nuestra sociedad necesita personas bondadosas pero en la acepción original y también, por que no,  necesitamos bondad para conducirnos con maestría por el hermoso viaje en alta mar de nuestras vidas.
En esto consiste la bondad, actitud activa, valiente, inteligente y creadora, la gran creación de la inteligencia y no pusilanimidad. "Quod erat demonstrandum" Que era lo que quería demostrar, como decían los clásicos.

Comentarios

  1. Todos los días se aprende algo nuevo, no tenía ni idea de ese concepto de bondad, muy interesante, además como bien dices hoy más que nunca se necesitan en nuestra sociedad hombres y mujeres bondadosos.Anonimo.C

    ResponderEliminar
  2. Quizas si hay personas que poseen esa bondad, pero en general, no dejan que esas personas afloren su bondad hacia los demas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario es muy útil para mí. Tus reflexiones enriquecerán las mías. Y constituyen la esencia de este blog. Muchas gracias.

Entradas populares